Ni las cajas de detergente Brillo ni sus latas de sopa Campbell ni las Coca-colas de Andy Warhol eran verdaderas. Tampoco las dos latas de cerveza Balantine de Jasper Johns (1960), fundidas en bronce, eran dos verdaderas latas de cerveza. Inauguraban sin embargo una tradición de (…)

41/41