(Fragmento)

Sobrevolar el lugar equivocado. Mar de Aral

2016

Obra plástica pluridisciplinar.

Técnicas: Dibujo: grafito sobre papel milimetrado.

Vídeo: gif de animación.

Web: videocollage interactivo en la red.

Medidas/Duración: Variables.

          La actual cartografía geoespacial basada en imágenes de alta resolución y datos georeferenciados procedentes de cientos de satélites de reconocimiento óptico, posibilita a cualquier ciudadano contemporáneo sobrevolar el planeta Tierra palmo a palmo, tal y como es –o como era– a través de millones de datos digitales archivados en la red. Y este increíble viaje virtual está a nuestro alcance, desde cualquier lugar y en cualquier momento, pulsando una sencilla aplicación en cualquier dispositivo tecnológico “inteligente” conectado a Internet.


Lo que en origen fue una tecnología pensada solo para ser orientada hacia el cosmos, hoy también apunta hacia abajo, hacia nuestro propio territorio, donde ocupa un doble rol ambiguo y poderoso. No debemos olvidar, que por debajo de los innegables beneficios que proporciona esta tecnología al bien común y el desarrollo científico, se ocultan también evidentes objetivos de espionaje político-militar; al mismo tiempo que se presenta al ciudadano como una herramienta inofensiva, lúdica y fascinante para viajar –¡sin movernos de casa!– por el espacio-tiempo contemporáneo.


¿Qué mejor herramienta podría haber para una práctica artística que pretenda descifrar  –para excavar– este complejo magma de visualizaciones tecnológicas contemporáneas? Proponemos una estrategia sencilla, utilizar las distintas aplicaciones a nuestro alcance para apuntar hacia otro lado y otro tiempo, creando un palimpsesto espacio-temporal con múltiples accesos interpretativos y tecnológicos.
Valga esta aportación sobre el desastre ecológico, económico y territorial del desaparecido Mar de Aral (entre Kazajistán y Uzbekistán), como ejemplo de esos otros posibles usos.